SDA

Síndrome de Déficit Atencional: Conceptos Básicos

Síndrome de Déficit Atencional o SDA es un concepto que escuchamos en forma recurrente tanto en la consulta como en los colegios. Da la sensación de que fueran cada vez más los niños, adolescentes e incluso adultos que padecen este trastorno y probablemente esto se deba a que efectivamente hay un aumento en el número de diagnósticos de SDA. Sin embargo surge también la duda sobre un eventual sobrediagnóstico y, la idea equivocada de que una falta de atención o concentración persistente en un niño correspondería siempre a un SDA. Son muchos los mitos que rondan este diagnóstico y muchas inquietudes que quedan sin resolver, por lo que es importante aclarar ciertos conceptos básicos.

En términos generales, SDA se refiere a un cuadro diagnosticado a niños con importantes dificultades de atención, que pueden presentar conductas de hiperactividad e impulsividad, tanto fuera como dentro del hogar, desde edades muy tempranas. La razón por la cual un niño puede presentar un SDA apunta a causas predominantemente biológicas, en donde la hipótesis es que estos niños dirigirían y focalizarían su atención de manera diferente, presentando dificultades para mantener una atención continuada y para distinguir los estímulos relevantes de los irrelevantes. Existe un funcionamiento neuronal distinto, y por lo tanto el SDA no es una enfermedad que se mejora, sino un cuadro que se compensa. Su éxito en esta tarea depende en gran parte de variables psicológicas que son significativas en la intensidad, comorbilidad y pronóstico del cuadro. Junto con las dificultades de atención, hiperactividad e impulsividad propias del cuadro, éste suele tener consecuencias negativas en quienes lo padecen como baja autoestima, la sensación de poca adecuación, de no sentirse queridos incondicionalmente, de no tener experiencias de éxito, de sentirse torpes y disruptivos. Otras de las dificultades socioemocionales que suelen acompañar al SDA, son el escaso desarrollo de habilidades sociales y los cambios bruscos de ánimo. En muchos casos el SDA va acompañado de trastornos asociados como un cuadro ansioso, depresivo y/o de aprendizaje. Teniendo lo anterior en cuenta, es fundamental realizar un diagnóstico preciso, ya que muchas veces las dificultades de atención/concentración no corresponden a un SDA, sino que se presentan como síntomas de otros cuadros como la depresión infantil o la ansiedad o son signo de problemáticas familiares o individuales más profundas y complejas.

¿Cuál es el tratamiento para un SDA? El tratamiento debe adecuarse siempre a la realidad de cada niño teniendo en cuenta factores como la intensidad del cuadro y la existencia de trastornos asociados. En términos generales se recomienda la existencia de una red de actores que trabajen conjuntamente para apoyar al niño en sus dificultades. Esta red estaría compuesta por un neurólogo, cuya función es determinar el diagnóstico y luego decidir la conveniencia de indicar medicamentos. Forma parte de la red también el psicólogo quien explica el cuadro al niño y a los padres, entrega líneas a seguir y si hay heridas en el niño o la familia producto del cuadro, ayuda a reparar. Es necesario que exista un curso que apoye al niño, que no lo distraiga ni margine. Fundamental es la familia que entregue afecto incondicional al niño, que comprenda lo que tiene y no lo castigue ni etiquete de flojo, malo o tonto por sus dificultades. Finalmente, puede ser necesario un psicopedagogo cuando haya problemas de aprendizaje, que le ayude a desarrollar estrategias remediales. El éxito del tratamiento dependerá en gran parte de la activación de esta red y de la coordinación efectiva que haya entre sus participantes.

Fuente: Milicic, M., Mena, I., López, V. & Justiniano, B. (2008). Clínica Escolar. Prevención y atención en redes. Ediciones UC

 

Teresita Vicuña D.

Diciembre, 2011

 


dic 01, 2011 | Categorías: Artículos, Novedades | Comentarios: 3

 

3 Respuestas a “Síndrome de Déficit Atencional: Conceptos Básicos”

  1. Muy buen artículo Tere! Da una visión bastante completa de lo que es


  2. Ana María Demangel dice:

    Totalmente de acuerdo con el artículo, tanto en las posibles causas del TDA como en la eficacia de un buen tratamiento con los profesionales adecuados para cada caso.La importancia del tratamiento en conjunto, metódico, coordinado y permanente mientras los problemas persistan es fundamental para que el niño tenga éxito en el colegio y se sienta seguro y capaz como cualquier compañero.


  3. Silvia Melgar dice:

    Muy bueno el artículo, fácil de entender y muy práctico sobre todo para padres con hijos en edad escolar


Deja un Comentario




bottom