play therapy image

JUGAR: ¿COSA DE NIÑOS?

El juego es la principal actividad de los niños, y su medio de comunicación por excelencia. Muchas veces a los adultos se nos olvida lo importante y especial que es el jugar, y vemos en ciertas ocasiones el juego sólo como algo placentero. Este pensamiento se puede deber a que hemos perdido de vista  el valor del juego y los beneficios que de niños esta actividad nos traía.

La terapeuta Eliana Gil plantea que cuando los niños juegan, descubren múltiples beneficios curativos de esta actividad. En primer lugar, descubren un modo de comunicarse, transmitiendo aquello que muchas veces no pueden poner en palabras pero que ellos están sintiendo, pensando o imaginando. A su vez, encuentran un modo de resolver problemas, probando distintas soluciones en un contexto no amenazante, imaginando consecuencias posibles. Tienen la posibilidad de crear situaciones y jugar a resolverlas sin que esto les implique ningún riesgo. El juego también les permite probar roles y ponerse en el lugar de los otros. Es una herramienta que ayuda a compensar dificultades de la vida real pudiendo llevar el mundo externo a un escenario en el que ellos tienen el control y pueden experimentar libremente. Así, como lo expuesto por el psicoanalista Donald Winnicott, el niño se ocupa de manera creativa de la realidad externa y a su vez puede manipularla. Según lo define Winnicott, el juego es una función vital para el manejo de la agresión y de la destructividad, ya que en el juego un objeto puede ser destruido y restaurado; dañado y arreglado; ensuciado y vuelto a limpiar; matado y revivido, sin tener consecuencias en la realidad externa pero permitiéndole al niño expresar sus emociones agresivas y aprender a dominarlas. Finalmente el juego es una manera de avanzar en las tareas del desarrollo de un niño, ayudándolo a potenciar su creatividad e imaginación, junto con el desarrollo cognitivo.

De esta manera, jugar es una actividad indispensable para los niños, no sólo para disfrutar sino para desarrollarse. Del juego procede el jugar con otros, socializar y respetar reglas. Entrega un poder curativo indispensable para la vida del niño y permite el desarrollo de la creatividad. Es por esto que se hace importante priorizar el espacio lúdico en la agenda apretada que tienen los niños hoy en día. Así podremos entregarles un espacio de expresión que muchas veces los adultos limitamos, debido a que no sabemos leer el potencial que tiene para su desarrollo.

La mayor preocupación debe estar centrada cuando los niños no juegan, ya que probablemente esto sea un signo de que algo anda mal. Cuando los niños muestran un juego restrictivo, o se les hace difícil encontrar ese espacio creativo y lúdico, hay algo que puede estar sucediendo, y debemos poner atención.

El juego les entrega a los niños una visión de quienes son, permitiéndoles elaborar las situaciones de su mundo externo y las emociones vividas, por lo que los adultos debemos facilitar en los niños esta actividad.

Fuentes:

Winnicott, D., 1971. Realidad y Juego

Gil, E., 2010. Working with children to heal Interpersonal Trauma: The power of  Play

 

María de la Luz Martínez B.

Diciembre, 2011

 


ene 03, 2012 | Categorías: Artículos, Novedades | Comentarios: No hay comentarios

 


Deja un Comentario




bottom