F829480_oo

Amanda Céspedes: “El Amor, fuente de salud y bienestar”

Amanda Céspedes es una destacada neuropsiquiatra infantil, directora de la revista Calpe & Abyla y autora de diversos libros entre los que se encuentra el recientemente publicado, “Déficit Atencional en niños y adolescentes”. En esta entrevista quisimos conocer acerca de su infancia, de cómo llegó a ser quien es y acerca de su visión de los niños.

¿Cómo eras cuando niña?

Era el complemento de mi hermana, (gemelas “idénticas”). Era tímida, con un mundo interior más bien hermético; me resultaba difícil entablar relaciones de amistad, de modo que “me colgaba” de mi hermana, que era encantadora, alegre y creativa. Creo que tenía un mundo interior muy complejo. ¡Y leía mucho! Devoraba libros. Me gustaba mucho la historia. Recuerdo mi niñez marcada por la melancolía, si bien era inmensamente feliz.

Cuando eras niña, ¿qué querías ser cuando grande?

¡¡¡PROFESORA!!! Me encantaba enseñar y mis tías profesoras normalistas eran mi modelo perfecto, las admiraba profundamente. Eran y son hasta hoy mi referente, mi ejemplo de vida.

Si pudieras retroceder el tiempo, ¿qué le aconsejarías a la niña que fuiste?

Haber insistido en aprender música. Cuando mi familia se trasladó a Santiago (yo tenía 5 años) se vio obligada a vender el piano familiar, que sonaba en casa todo el día, porque una de mis tías era profesora de piano. Y yo soñaba con dominar un día ese instrumento mágico. Pero nos quedamos sin piano y mi deseo de aprender se frustró. Si pudiese retroceder en el tiempo, ¡estudiaría música por muchas horas cada día!

¿Qué extrañas de ser niño?

Los patios frondosos, el aroma a comida casera, a dulce de alcayota, a café recién molido. Mis gallinas, mis pollitos, mis gatos de infancia. Las calles de Macul, esas casa sin rejas, sin protecciones en las ventanas… El tiempo, que transcurría lento y amplio, generoso de momentos, dispuesto a las contemplaciones, carente de prisas. El infinito amor de mis tías, su regazo, esas manos que consolaban, mi hogar tan modesto, tan precario de cosas y tan pletórico de amor.

Ahora que eres adulto, ¿en qué pones especial atención al relacionarte con un niño/a?

Me maravillo ante su misterio…. Me produce una extraña emoción el que me permitan con tanta naturalidad poseer por un momento las llaves para ingresar a sus mentes asombrosas, a su candor, a su confianza en el mundo adulto. Siento miedo a defraudarlos, a no tener todas las respuestas que sus mudas miradas me plantean. Me avergüenza no poseer su sabiduría y sentir que ellos creen ingenuamente que yo sí la poseo… Me sobrecogen, me emocionan mucho. Y procuro escucharles sin enjuiciarles, acogerles sin sofocarles, ayudarles sin falsas promesas, respetarles aunque  no comparta sus modos de ser en el mundo (especialmente esos chicos que cifran su felicidad en el poseer… Me dan mucha pena, y me dan deseos de remecerles… Pero me doy cuenta que ellos son sólo víctimas de la avidez de consumo y de éxito de sus padres). Procuro no dañarles con mis pócimas…

¿Cuándo decidiste ser neuropsiquiatra?

Yo salí del liceo soñando con ser profesora. Pero había vivido el dolor de perder a un tío que amaba entrañablemente, quien murió de cáncer sufriendo mucho. Y creo que esa experiencia, más un trabajo de verano que realicé en el hospital JJ Aguirre cuando terminé el liceo, me llevaron a optar por la medicina. Y luego tuve la doble suerte de tener a los mejores profesores de Psiquiatría del planeta (Dr. Mario Vidal y Dra. Fanny Pollarolo) y de Neurofisiología (Dr. Mario Palestini). Ellos labraron mi camino profesional sin saberlo. Me regalaron generosamente su sabiduría.

¿Qué proyecto, trabajo, experiencia laboral te ha generado mayor satisfacción?

Conocer el cerebro y aquilatar la perfección de su diseño. Es la máquina más perfecta que existe, pero también la más  fácil de dañar, porque su combustible es el amor. Estoy en estado de éxtasis permanente frente al misterio del cerebro. Aplicar lo que aprendo al desarrollo infantil es inmensamente fascinante y gratificante.

Cuéntanos de algún proyecto laboral en el que estés trabajando actualmente

Dos proyectos: 1.- Me interesa mucho armonizar el currículo escolar vigente con el conocimiento actual acerca del cerebro infantil y los procesos de aprendizaje y de enseñanza. En eso invierto tiempo y energía.  2.- la línea editorial de difusión de las neurociencias aplicadas a la educación es un proyecto que me fascina. Creo que hay que llegar a los profesores, a los profesionales de apoyo a la educación, a las familias, mostrándoles cómo se desarrolla el cerebro infantil y cómo debemos cautelar su asombroso poder. Para ello, hay que publicar, llegar a la gente. Para esta tarea cuento con dos quijotes maravillosas, Gloria Silva Montes, un motor de creatividad y de fuerza a la hora de las ideas geniales y del optimismo a toda prueba, y Lilian Cohen, una doctora llena de entusiasmo , de sueños, de deseos de aprender, pero que también es mi cable a tierra a la hora de modular los fervores. 

¿Hay algo que consideres aún pendiente en tu carrera laboral?

Sí, creo que es urgente formar discípulos, que logren enamorarse de las neurociencias y estén dispuestos a emplear su fuente de conocimiento para ayudar al bienestar de los niños. Necesito dejar la consulta, pero no puedo hacerlo sin discípulos que tengan una inspiración común conmigo. Me he puesto como plazo dejar de atender el 2015, pero no puedo dejar a la deriva a mis niños. Dejar la consulta no es irme a los cuarteles de invierno, es entregarme en un cien por cien a escribir y hacer clases de post grado.

¿Qué crees debiéramos aprender los adultos de los niños?

Debemos aprender de ellos su honestidad, su fuerza, su sabiduría, sus convicciones, su sensibilidad. Debemos aprender a respetarlos. Niños y ancianos poseen la sabiduría de vida que los adultos perdemos y que nos cuesta tanto recuperar. Chile tiene una deuda con sus niños y sus ancianos: respetar su esencia, protegerles, luchar para que nunca nadie ni nada les dañe, les vulnere. El mundo adulto a veces es despiadado con la niñez y con los viejos.

Si pudieras hacerle un regalo a las familias chilenas, ¿qué les regalarías?

Un Manual de Comunicación Afectiva que penetre suavemente por sus poros e impregne de modo indeleble su mente y su corazón.

Si fueras ministro de salud, ¿qué cambios harías respecto a las políticas de salud mental en Chile?

Mostrar que el 90% de la problemática de salud mental en Chile tiene su origen en LA FALTA DE AMOR. Si yo pudiese enseñar a las gentes el arte del verdadero amor, mostrándoles de qué modo increíble el amor hace florecer las sinapsis, fortalece las neuronas y genera mentes superdotadas en lo intelectual y en lo social emocional, creo que me moriría sintiendo que aporté un granito de arena. El amor es la fuente de toda la salud y el bienestar.

Pensando en los niños, recomiéndanos: un panorama, un libro y/o una película.

Un panorama: sentarse a mirar en familia cómo los videojuegos y las consolas son abducidos hacia el cosmos y no regresan nunca más. En ese mismo momento, baja del cielo un globo multicolor que invita a los niños a descubrir el juego al aire libre, la naturaleza y los materiales de desecho para crear sin límites.

Un libro: Corazón y El Niño del Pijama a Rayas para los mayores de siete años y menores de 77.

Una película: Los Niños del Cielo.

Un mensaje a nuestros lectores.

A los lectores adultos: Recuperemos la cordura antes de que sea demasiado tarde. Estamos en medio de la belleza y de la armonía, pero nos hemos quedado ciegos.

A los padres y directores de escuelas y colegios: el número de horas que un niño pasa sentado en un pupitre no lo hace más inteligente y preparado…. Los niños necesitan de tiempo libre para jugar. El ocio es la antesala de la creatividad (con la condición de que sea ocio sin consolas).


may 21, 2013 | Categorías: Entrevistas, Novedades | Comentarios: 1

 

Una Respuesta a “Amanda Céspedes: “El Amor, fuente de salud y bienestar””


  1. margarita gomez mazzei dice:

    Querida Doctora
    Gracias por esta hermosa entrevista ,tengo la suerte de conocerla personalmente y haber asistido a sus multiples charlas gracias por contribuir a tener una sociedad más sana mental y sicólogicamente
    Margarita Gómez Mazzei


Deja un Comentario




bottom