convivencia

Convivencia Escolar

Nueva Ley Sobre Violencia Escolar

El 17 de Septiembre de 2011 se publicó la nueva ley sobre violencia escolar en nuestro país. El fin de esta ley es establecer definiciones, responsabilidades, sanciones y procedimientos para afrontar la violencia o acoso escolar, instando a la comunidad escolar a hacerse cargo de estas situaciones con medidas que sean principalmente formativas para sus alumnos. La nueva ley define acoso escolar como toda agresión u hostigamiento reiterado que se haga dentro o fuera del establecimiento, por un grupo o un estudiante que atente contra otro, generando maltrato, humillación o temor tanto de manera presencial como por medios tecnológicos.

La importancia de esta ley radica en que hasta la fecha, no existía ninguna que regulara este tipo de violencia que ocurre en los colegios de manera tan frecuente. La alta presencia de acoso y violencia escolar, se vio reflejada en la encuesta nacional sobre bullying que aplicó el Ministerio de Educación a estudiantes de segundo medio durante el 2010 y que arrojó que el 86% de los alumnos declaró ser testigo de insultos y burlas frecuentemente en sus colegios. La ley constituye un aporte no sólo en la regulación del acoso escolar en términos de sancionar esta conducta, sino también en que su centro es promover la buena convivencia escolar y prevenir toda forma de violencia, exigiendo esto último como un deber de la institución escolar. Cabe destacar que esta ley significa un paso adelante en el reconocimiento de la importancia que tiene el aprender a vivir con otros (con-vivencia) y en el reconocimiento de que un buen aprendizaje es posible en la medida que el alumno se sienta acogido y aceptado en un clima de tolerancia y respeto.

El lograr una sana convivencia al interior del colegio es responsabilidad de todos quienes están involucrados en la comunidad escolar: directivos, profesores, alumnos y familias. Es importante que se generen instancias de reflexión y de diálogo entre los diferentes actores y generar planes concretos de acción que promocionen el buen trato y que prevengan situaciones de violencia.

Es relevante también distinguir que no todo es bullying; tener diferencias y conflictos es parte del desarrollo evolutivo y parte del aprendizaje del vivir con otros. El carácter reiterativo de las burlas, molestias, ataques es lo que definimos como acoso escolar. Los adultos deben aprender a distinguir lo que es acoso escolar de lo que no lo es, y ayudar a los niños en esta tarea con el objetivo de actuar asertivamente y no sobredimensionar situaciones conflictivas.

Cabe destacar que la nueva ley considera también la tecnología como medio para el acoso escolar. Especial cuidado deben tener los padres respecto al uso de computadores y celulares en sus hogares; el uso de estas tecnologías debe ser supervisado y utilizado de preferencia en espacios comunes dentro de la casa.

Los colegios deben enseñar a sus estudiantes a resolver los conflictos de manera pacífica. Cuando esto último no sucede y ocurre una situación de maltrato entre pares, es fundamental que el establecimiento otorgue un espacio para escuchar a los involucrados, instarlos a la reflexión acerca de su conducta y sus consecuencias y aplicar la disciplina en términos de una instancia de aprendizaje y desarrollo de habilidades sociales que efectivamente promueva un cambio en los alumnos. En el caso de los padres, ellos deben escuchar y acoger a sus hijos así como informar el maltrato a la institución educativa, de manera que actúen coordinadamente y esta última aplique las medidas y los protocolos establecidos para este tipo de situaciones. Por último, para aquellos alumnos que sean víctimas o cómplices de malos tratos es fundamental que se acerquen a sus padres y/o profesores y que pidan ayuda para finalizar cuanto antes el maltrato.

Fuente: www.convivenciaescolar.cl, www.gob.cl

 

Teresita Vicuña D.

Marzo, 2012

 


abr 02, 2012 | Categorías: Artículos, Novedades | Comentarios: No hay comentarios

 


Deja un Comentario




bottom